Notas de producción: Reliant Shuttle

Durante este última temporada, un viejo conocido de Top Gear volvió a visitar el programa. Me estoy refiriendo a ese curioso engendro de 3 ruedas llamada Reliant Robin, y que con tanta facilidad hizo volcar Jeremy Clarkson en el primer episodio de esta temporada. Digo que volvió a visitar el programa porque no es la primera vez que aparecía: ya lo había hecho con un fin muy especial, responder a la siguiente pregunta: ¿cómo de difícil puede ser construir un transbordador espacial?

Mucho, por lo visto. Este fue uno de los proyectos más ambiciosos de Top Gear, y mientras que no fue del todo como se había previsto, en el programa están muy orgullosos de los resultados. He aquí unas cuantas cosas que pasaron mientras intentaban poner un coche de 3 ruedas en órbita.

Comencemos con el combustible que debía propulsar el Reliant Robin: una mezcla de óxido nitroso y goma. ¿Quién iba a pensar que la mezcla de gas de la risa y neumáticos usados podría dar unos resultados tan espectaculares?

Otra variable muy importante en este tipo de lanzamientos son las condiciones meteorológicas, que deben ser perfectas. Estas condiciones solo se daban durante 2 días, y como casi siempre en los proyectos de Top Gear, el lanzamiento se realizó solo minutos antes de que se agotara ese periodo de tiempo.

Por otro lado, tenemos el lugar del lanzamiento. Si no fuera suficiente con tratarse de una base militar que estaba diseminada con bombas sin explosionar, el ejército también utilizaba la zona para probar una nueva bomba de 500 kilos mientras se realizaba la filmación...

Parte 1



Parte 2



Filmación que también tuvo su parte 'inquietante'. Como nadie sabía muy bien como se iba a comportar el Reliant Robin una vez despegase, cada uno de los cámaras llevaba un acompañante para recoger todos los bártulos a la velocidad de la luz en caso de que se dirigiera en trayectoria descendente hacia su puesto. Solo por si acaso...

Una vez realizado el lanzamiento, hay que reconocer que no costó mucho recoger los restos de la "lanzadera". Básicamente porque estaban enterrados a varios metros de profundidad. Solo una de las alas, bastante hecha polvo pero con la bandera británica aún intacta, fue recuperada y reposa con todos los honores en la oficina del programa.

Ya para terminar, recalcar un dato: este lanzamiento fue el del mayor cohete no comercial en la historia de Europa.

Fuente: Top Gear en BBC.co.uk
Traducción libre de un servidor

Compartir
Etiquetas: , | 18 comentarios

¿Qué hay en el garaje de Jeremy Clarkson?

Para terminar con esta serie de artículos acerca de lo que esconden los garajes de los presentadores de Top Gear, hoy os traigo lo que hay en el de Jeremy Clarkson, cabeza visible del programa.

La verdad es que a lo largo de los años han pasado por sus manos multitud de automóviles: Volvo 850 R, Alfa Romeo 164 (no podía faltar un Alfa Romeo en su colección), Ford Escort RS Cosworth, Ford GT (el coche menos fiable de la historia, según sus palabras), Ford Cortina, Ford Mondeo, Alfa Romeo GTV6, Lamborghini Gallardo Spyder, Ferrari F355, 2 VW Sciroccos, Jaguar XJR, BMW 3.0 CSL, BMW Z1, Toyota Land Cruiser Amazon (supongo que el del reto boliviano), Mercedes-Benz SL55 AMG, Ford Focus, Mitsubishi Lancer Evolution X, Land Rover Defender...

Actualmente, se supone que solo hay cinco coches guardados permanentemente en su garaje. El más "bestia" sería el Mercedes-Benz CLK-AMG Black Series.


También tiene un coche mucho más tranquilo, y también más práctico, un Volvo XC90.


Además, como sus compañeros en Top Gear, también ha mantenido el coche que utilizó durante el rallye de clásicos de Mallorca, que en su caso fue un Austin Healey Sprite.


También como sus compañeros, tiene un Land Rover entre su colección, en concreto un Range Rover.


Y, como a James May, le gustan los coches de lujo con solera, como el Merceder 600 Grosser, un coche a la altura de los más altos dignatarios (y dictadores).


Una vez visto lo que hay en los garajes de Jeremy, Richard y James, ¿quién creéis que tiene mejor gusto? O dicho de otra manera: ¿con qué colección de las tres os quedaríais?

Compartir
Etiquetas: | 22 comentarios

¿Qué hay en el garaje de Richard Hammond?

Continuando con el repaso a los coches que se encuentran en los garajes de los presentadores de Top Gear, hoy le toca el turno al más joven de los tres, Richard Hammond. El Hammster tiene la colección de automóviles más larga de los componentes del trío calavera, y es debido en parte a la intensa relación que traba con los coches que ha utilizado durante los años en los distintos retos que desde el programa se les han ido planteando.

Así pues, comencemos el repaso, empezando por los dos coches más excéntricos de su colección: los Morgan Aeromax y Roadster que se encuentran en su garaje.

Morgan Roadster

Morgan Aeromax

Como decía, Hammond suele tejer fuertes vínculos con los coches que utiliza en los retos que se les plantean en el programa. Es por eso que restauró (para luego venderlo) el Ferrari Dino que utilizó en el reto de los deportivos italianos baratos, y también es por eso que constan en su colección actualmente un Opel Kadett de 1963 (también conocido como Oliver), recuerdo de su viaje a través de Botswana y el Lanchester LJ200 que utilizó en el rallye de clásicos de Mallorca y que según sus datos, construyó su abuelo.

Lanchester LJ200

Oliver!

Un punto en común entre Richard, Jeremy y James es su predilección por los Land Rover. Entre los que tiene el Hamster constan uno de la primera generación y otro de la segunda, además de un Defender al que por lo visto le ha metido bastante mano.

Land Rover, serie I

Land Rover, serie II

Land Rover Defender 110

También es conocido su gusto por los muscle cars americanos, y como representante de esta estirpe se encuentra en su garaje un Ford Mustang GT390 de 1968.


Un año más joven es el Jaguar E-type que también posee.


Finalmente, comentar los tres coches más actuales que posee. Como no podía ser de otra manera, Richard Hammond posee en su garaje un Porsche 911, en concreto un Carrera S.


Otros coches "modernos" que también se cuentan entre sus posesiones son un Ferrari 550 Maranello y un Aston Martin DBS Volante.



Además de todo esto, posee varias motocicletas, entre las que se encuentran varias Harley Davidson y una Suzuki Hayabusa.

Y yo me pregunto: ¿en qué garaje se puede meter todo esto? Si parece el de Jay Leno!

Compartir
Etiquetas: | 15 comentarios

¿Qué hay en el garaje de James May?

Quizás os hayáis preguntado alguna vez (igual que he hecho yo) qué puede haber en el garaje de los tres presentadores del programa de motor por excelencia, dado que, siendo sus críticas a los modelos que pasan por Top Gear tan incisivas, se supone que Jeremy, Richard y James, además de tener buen gusto para los coches también habrán tenido unos cuantos.

Así pues, voy a intentar mostraros más de cerca lo que hay en sus garajes, empezando con Captain Slow. James May, como sabéis, no es el más veloz de los presentadores de Top Gear (salvo cuando hay un Veyron de por medio), de manera que sus gustos van desde caros mastodontes a prácticos utilitarios; por las manos de James May han pasado, entre otros, Bentley T2, Triumph 2000, Rover P6, Alfa Romeo 164, Datsun 120Y, Vauxhall Cavalier, un Mini Cooper, Citroen Ami, Mazda MX-5, Aston Martin V8 Vantage, Lamborghini Gallardo LP560-4 y varias motocicletas clásicas (1964 Honda C200, Honda C70, 1968 Honda C8250K, 1970s Honda CB500-4, Ducatti 900SS, T3 California Guzzi) y no tan clásicas (Triumph Speed Triple, Moto Guzzi V11 Sport). Incluso posee dos avionetas: una Luscombe 8A 'Silvaire' (que todavía poseerá si no la ha vendido ya) y una American Champion 8KCAB Super Decathlon.

Si nos centramos en los coches que hay actualmente en su garaje, nos encontramos con el Ferrari F430 que pudimos ver en el último episodio de la decimoquinta temporada.


También hay un "primo lejano" del F430, un práctico Fiat Panda...


Un Porsche Boxter S y un Porsche 911 Carrera rojo de 1984 también se cuentan entre sus posesiones.


Además, también guarda en su garaje el Citroën Ami que le acompañó durante el rallye de clásicos de Mallorca que disputó el año pasado.


Y también hay otro que ha salido en el programa, un majestuoso Rolls-Royce Corniche.


Compartir
Etiquetas: | 13 comentarios

Temporada 15, episodio 6

Este último capítulo de la temporada veraniega de Top Gear ha comenzado con una prueba que muchos estaban esperando: el veredicto de Jeremy Clarkson acerca de la última novedad de Ferrari, el Ferrari 458 Italia. Y hay que decir que a Jezza le ha gustado, y mucho.

Después, una vez que the Stig ha puesto sobre la pista de pruebas el 458 Italia, ha llegado el turno de las noticias, en el que han repasado la polémica de las órdenes de equipo en el pasado gran premio de Alemania. Además, Jeff Goldblum (la Mosca, Jurassic Park) ha visitado el plató del programa en SIARPC.

Y como plato fuerte, Jeremy, Richard y James, en otro de los clásicos retos, han intentado demostrar que los pequeños deportivos cuasi-artesanales que se fabricaban en el Reino Unido no eran tan malos como pudiera parecer (aunque algo habría cuando las fábricas inglesas se fueron cerrando una tras otra a lo largo de las últimas décadas). Para hacerlo, eligieron tres deportivos ingleses, cada uno de su época: Jeremy se hizo con un Jensen-Healey, James con TVR S2 y Richard con un Lotus Elan. Con ellos, tendrán que batir a un Peugeot 205 diésel en la pista de pruebas de Lotus, recorrer 500 km a través de Inglaterra visitando las antiguas fábricas donde sus coches fueron concebidos o sobrevivir diversas pruebas de toda índole.




Como es ya habitual, podéis verlo a continuación, subtitulado al castellano, cortesía de McDrifter.



También te puede interesar...

Compartir
Etiquetas: | 3 comentarios

Richard Hammond siente el miedo

No es casualidad que algunos coches tengan una apariencia aterradora. Hay algunos trucos muy específicos que los diseñadores añaden a sus creaciones para sugerir agresión y actitud, dando una sensación de poder brutal y primitivo. No sé cuales son esos trucos exactamente, ni sé como sentarme delante de un programa de creación de gráficos y diseñar un superdeportivo amenazador, de igual manera que no podría sino mandar directo al desguace un Murciélago LP670-4 SV si intentara ponerlo al límite en Nurburgring. Pero sé que estos trucos existen, igual que lo sabemos todos. Y creo que incluyen cosas como esas enormes tomas de aire que parecen que quieren engullirnos y que sugieren un hambre insaciable, así como esos pasos de rueda gigantescos que ocultan las enormes ruedas traseras, mientras que la cintura del coche es mucho más estrecha, dando la sensación de que así mantiene a raya el demonio que lleva dentro.

Lamborghini Murciélago LP670-4 SV

Son trucos, por supuesto: el superdeportivo más amenazador podría haberse diseñado para parecer tan inofensivo como una cría de delfín, y seguir funcionando a la perfección. Pero siempre caemos víctimas de esos trucos, nos vemos hipnotizados por una cara de odio y unas cuantas líneas rectas que cortan curvas musculosas.

Cuando me subí en el Murciélago LP670-4 SV que conduje el año pasado, lo hice con la misma confianza que tendría una cabra al ir a tocarle las pelotas a un T. Rex. Al encenderlo, cerré mis ojos y me puse a rezar en silencio. Si algo salía mal sería muy caro, bastante peligro y sobre todo, enormemente avergonzante. En apenas unos segundos el miedo se convirtió en respeto, y después en entusiasmo. Allí estaba pisando a fondo el acelerador, peleando con el volante y tirándolo a las curvas con alegre abandono, perdido en un mundo de equilibrio, potencia, control y un ruido ensordecedor.

Si se le suavizaran un par de entradas de aire, redondearan un par de esquinas y una o dos líneas rectas, me hubiera subido al Murciélago jugueteando con las llaves, sin esa sensación de temor al acercame a algo que parece que se va a levantar y arrancarme la cabeza de cuajo. Pero no creo que todos estos trucos de los que hablo estén ahí solo para que sus afortunados dueños puedan impresionar a los simples mortales: creo que en el fondo, los conductores queremos pasar miedo.

Yo sé que quiero pasar miedo. He pasado mucho miedo en algunos de los coches que han pasado por TopGear, muchas veces antes incluso de subirme a ellos. Es una sensación bastante cruel: estar tumbado en la cama de algún hotel barato sabiendo que al día siguiente tengo que acudir a una pista de carreras donde tendré que meter mi culo en algo que, con toda seguridad, habrá acabado conmigo antes incluso de poner la llave en el contacto. He pasado por estados de agitación en los que no podía dejar de sudar pensando en que el coche de turno, como el Renault de Formula 1 que conduje hace unos años, estaba esperándome, pensando en lo que me iba a hacer por la mañana. Y nada de lo que me fuera a hacer iba a ser divertido. O indoloro.

Por supuesto, en una ocasión en particular un maldito cacharro me atacó e intentó acabar conmigo. La noche que pasé antes de conducir cierto coche propulsado por una turbina en 2006 tengo que admitir que fue muy larga, algo así como 86 horas mirando fijamente al techo, imaginando lo que podía ser atarme a una turbina y ponerme a velocidades que se escriben con números de tres cifras, siendo el primero mayor que 2 (y que 3). En aquel momento, entre todos los ruidos y los mandos desconocidos y el terror, sentí algo realmente maravilloso, cautivador, y el mayor subidón de adrenalina que jamás he experimentado. Y no fue solo por la velocidad: fue la sensación de alcanzar mis límites lo que me hizo sentirme más vivo, más en contacto con lo que es tener un corazón latiendo en el pecho y un montón de neuronas conectando dentro de mi cabeza de lo que jamás había sentido.

Y después de esto me desperté en la cama de un hospital convencido de que estaba en una fiesta y de que mi mujer era francesa. Sí, aquello salió mal. Y no, no volvería a conducir un coche como aquel. Pero, y esto es lo principal, si que volvería a azuzar a otro monstruo como ese. Y lo he hecho muchas, muchas veces desde entonces: me subí en pleno desierto en un Bowler Nemesis que parecía que iba a abrir un ojo y me iba a devorar de un bocado. También atrevesé a toda velocidad las llanuras saladas de Bonneville. Esta mañana mismo, he rodado unas cien millas a lo largo de enrevesadas carreteras a bordo de una Suzuki Hayabusa que podría, en manos de un profesional, llevarme a la luna. Y este mes me subí a un helicóptero, lo encendí y me elevé al cielo sin la ayuda de nadie por primera vez en mi vida.

La Suzuki Hayabusa de la que habla Richard Hammond

Eso es lo que me pasa, me gusta estar asustado... a todos nos gusta que nos asusten. Somos felices mientras en nuestra imaginación nos acechan siniestros monstruos de cuatro ruedas que quieren maltratarnos: son los nidos de avispas a los que nos acercábamos con un palo cuando éramos niños. Esto no es como pasear un perro peligroso con una cadena para impresionar a otros miembros de nuestro grupo. Es ver quien tiene cojones como para meterse en la jaula de ese perro y ponerse en su piel. Y después poder salir para contarlo.

Fuente original: Top Gear
Traducción libre de un servidor

Compartir
Etiquetas: , | 0 comentarios

Temporada 15, episodio 5

Quinto programa de la temporada, y he de reconocer que ha sido uno de lo más intensos en mucho tiempo. Para empezar, Richard "Herring" viaja hasta la estación sueca de Riksgränsen para probar el nuevo VW Touareg, y de paso, probar el de Carlos Sáinz mientras intenta vencer en una carrera a dos especialistas en motos de nieve, Daniel Bodin y Dan Lang. Como curiosidad, Lang sería, además, supuestamente, el primo noruego de the Stig que apareció en los Juegos Olímpicos de Invierno de Top Gear que se emitieron hace unos años.

Tras una entretenida sección de noticias, en la que el trío calavera discute sobre la utilidad del burka, James May volverá a ponerse a los mandos de un Veyron con el fin de quitarse de encima (otra vez) el mote de Captain Slow. Y qué mejor que hacerlo en la última versión del monstruo de Buggati, el Veyron Super Sport, con sus 1200 caballos y una velocidad máxima de 430 km/h.

Tras esta demostración de poderío, dos invitados muy especiales visitan el plató en SIARPC: Tom Cruise y Cameron Diaz, que se demostrarán muy rápidos a bordo del Kia Cee'd.

Para terminar, una pequeña joya para conmemorar que este año hubiera sido el 50 cumpleaños de el que para muchos es el mejor piloto de F1 de la historia, el brasileño Ayrton Senna. Jeremy Clarkson se olvidará en esta ocasión de su faceta más burlona y recupera de la mano de algunos pilotos actuales y de algunos coetáneos del genio brasileño algunas inolvidables imágenes que nos recuerdan el gran piloto que fue Senna.

Como siempre, podéis ver el capítulo a continuación, subtitulado al castellano, cortesía de McDrifter.



También te puede interesar...

Compartir
Etiquetas: | 0 comentarios

Cómo reconocer a the Stig

Según publica el diario británico the Sun, la BBC está investigando a una serie de impostores que han sido vistos en el noroeste de Inglaterra haciendose pasar por un equipo de grabación de Top Gear, the Stig incluido. Según relata un tal Martin Perzylo, yendo en su coche se topó con lo que suponía era un convoy del programa, encabezado por el supuesto Stig, a los mandos de un Porsche, y un equipo de grabación a bordo de un Range Rover con pegatinas del programa.

En determinado momento, el convoy se detuvo y el señor Perzylo pudo hacerse una foto con el supuesto Stig, e incluso estuvo a punto de verle la cara de no ser por la rápida intervención de uno de los "guardaespaldas" que acompañaban al supuesto piloto domesticado de Top Gear.

El caso es que, como se puede apreciar en la imagen de la derecha, el Stig con el que se encontró este hombre no da el pego. Pero por si acaso a primera vista no conseguimos diferenciarlos, desde la web de Top Gear nos dan los siguientes consejos para que no nos engañen con imitaciones:

1. ¿Es el sospechoso igual de alto que un niño pequeño?

Si el sospechoso es aproximadamente igual de alto que un niño pequeño, es muy posible que no sea the Stig. The Stig no es tan bajito. A no ser que lo estés mirando desde muy muy lejos...

2. ¿El mono que lleva el sospechoso es como el de the Stig?
Si el mono de carreras del sospechoso parece diferente del que lleva el auténtico, es muy posible que no sea the Stig. El mono de the Stig es muy parecido al que lleva the Stig.

3. ¿Te lo has encontrado en una estación de servicio al noroeste de Inglaterra?
Si te encuentras en una estación de servicio al noroeste de Inglaterra, tienes muchos números de que no te hayas encontrado a the Stig. The Stig raramente visita estaciones de servicios en esa zona del país. Hay quien dice que es por razones religiosas.

4. ¿Te echa para atrás el inconfundible olor a carne de caballo cruda y aceite de motor caliente?
Si el sospechoso suda con el típico olor humano -sudor, chocolate, Axe Marine- es muy posible que no sea the Stig. El olor de the Stig es único, inolvidable y ligeramente desgarrador.

5. ¿Te encuentras sobreexcitado y algo corto de espíritu crítico, quizás como resultado de un golpe de calor?
Si has pasado recientemente mucho tiempo al aire libre durante la última ola de calor, es posible que confundas a alguien que no se parece mucho a the Stig con el auténtico. Si éste es el caso, túmbate un rato en una habitación oscura.

En fin, yo creo que con estos consejos ya nadie debería confundiar a un impostor con el auténtico the Stig, ¿no?

Fuente: Top Gear

Compartir
Etiquetas: , | 6 comentarios

Temporada 15, episodio 4

Superamos el ecuador de esta decimoquinta temporada con un programa que contiene, en mi opinión, un reto que se convertirá con el tiempo en uno de los clásicos del programa. Pero empecemos por el principio, y el principio es una comparativa entre dos de los descapotables más prestacionales que existen: Audi R8 V10 Spyder vs Porsche 911 Turbo Cabriolet.

En la sección de noticias, nos enteraremos de porqué Jeremy Clarkson animaba a la selección holandesa durante la pasada final del mundial, y visitará el programa el actor Andy García, que mostrará sus habilidades al volante del Kia Cee'd en SIARPC.

Como plato fuerte, el reto del que hablaba al principio. Cada uno de los tres presentadores tendrán que hacerse su motorhome, y como de costumbre, superar una serie de pruebas. Entre esas pruebas, deberán mostrar la habitabilidad de sus creaciones de diferentes maneras, mientras hacen unas pequeñas vacaciones, clases de surf incluidas.

Como acostumbramos, tenéis este episodio de Top Gear para verlo aquí abajo, con subtítulos en castellano cortesía de McDrifter.



También te puede interesar...

Compartir
Etiquetas: | 0 comentarios

Por la boca muere el pez

A estas alturas, calificar a Jeremy Clarkson de "bocazas" creo que no es nada aventurado. Además, normalmente decir lo primero que se le viene a la cabeza no suele tener consecuencias, pero en una ocasión en particular no fue así, y esto tuvo consecuencias desagradables para Jezza.

Os pongo en antecedentes: durante la cuarta temporada de Top Gear (año 2004), en un segmento de noticias, apareció la imagen del prototipo de lo que más adelante sería la tercera generación del Opel/Vauxhall Astra, y que tenía este aspecto.


Dada la mala relación que Jeremy siempre ha tenido con los coches de la marca alemana (Vauxhall en el Reino Unido), éste no dudo en hacer una promesa: se comería su propio pelo si el modelo final se parecía en algo al prototipo. Y así quedó la cosa, hasta que la tercera generación del Astra apareció en el mercado, y bueno, Jeremy tuvo que cumplir lo prometido...



Mmm, que rico...

Compartir
Etiquetas: | 9 comentarios